Cámara de Cuentas encuentra “irregularidades” en auditoria a Darío Contreras, pero no apodera PEPCA

EL NUEVO DIARIO, SANTO DOMINGO.- La Cámara de Cuentas de la República no encontró evidencias de la comisión de actos de corrupción durante la auditoría practicada a la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras de Estado (OISOE) respecto a los trabajos de reparación y equipamiento del hospital Darío Contreras, salvo algunas observaciones.

Los resultados de dicha auditoría fueron remitidos por la Cámara de Cuentas al exdirector de la OISOE, ingeniero Miguel Pimentel Kareh, al Ministerio de Salud Pública, a la Dirección del Hospital Dario Contreras, a la OISOE, a la Contraloría General de la República y a la Dirección General de Ética e Integridad Gubernamental, pero no así a La Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa, por no haberse detectado hallazgos de importancia.

Sin embargo, en dicha auditoría la Cámara de Cuentas hace una serie de observaciones sobre algunos hechos con los que alegadamente no cumplió la OISOE para la reparación y equipamiento del citado centro asistencial de salud.

Entre los hallazgos encontrados en la auditoría se destaca la inexistencia de evidencias de aprobación de los planos por parte de las autoridades correspondientes, rehabilitación de áreas sin evidencias de la aprobación del Ministerio de Salud Pública y la construcción en lugares contiguos y no de adecuados de la morgue y área de servicios de alimentación y nutrición del hospital.

También se detectó que se hizo una enmienda que excede el 25 por ciento del monto establecido en el primer contrato para la reparación y equipamiento del hospital.

Además, pagos de partidas con precios alzados sin evidencia de los detalles correspondientes, partidas que representan volúmenes cubicados no ejecutados y procesos de urgencias sin evidencias de la remisión posterior a los organismos correspondientes.

RESPUESTA DE PIMENTEL KAREH

Sobre la enmienda que excede el 25 por ciento del monto establecido en el primer contrato para la reparación y equipamiento del hospital, Pimentel Kareh replicó a la Cámara de Cuentas que en vista de las más de 200 emergencias y más de 800 consultas  médicas que a diario acuden a ese centro,  no se podía postergar más la apertura del mismo, tomando en cuenta que con el cierre se perdían a diario numerosas vidas.

En su réplica, destacada en la auditoría, Pimentel Kareh dijo que por esa razón fue necesario hacer la solicitud a la Contraloría General de la República de una dispensa con el fin de poder concluir y poner al servicio de la población ese centro hospitalario en el menor tiempo posible.

Respondió que inicialmente se contrató la remodelación y que dado el avanzado estado de deterioro en la edificación hubo que proceder con la demolición y reconstrucción de la nueva edificación, teniendo en cuenta que fueron contratados 10,000 metros cuadrados de construcción y que se terminaron  construyéndose 22,000 metros cuadrados, incluyendo además el equipamiento del mismo, conforme a las auditorías realizadas por el CODIA y la Cámara de Cuentas de la República.

 

Sobre la no aprobación de los planos por parte de las autoridades correspondientes, el ex director de la OISOE, ingeniero Pimentel Kareh, le respondió a la Cámara de Cuentas, que no se hizo porque en el inicio del proyecto no se contemplaba la demolición y la construcción de nuevas edificaciones, sino más bien una remodelación,  adecuación y reubicación de áreas y que el objetivo principal era dividir los pabellones de internamientos en habitaciones semiprivadas con dos camas y un baño.

Respecto las áreas que, según la auditoría, fueron rehabilitadas sin evidencias de  aprobación del Ministerio de Salud Pública, Pimentel Kareh respondió que durante el proceso de reconstrucción y remozamiento del hospital, mantuvo una estrecha comunicación con el Ministerio de Salud Pública, a través del ministro Freddy Hidalgo y del doctor Enriquillo Matos, director regional de Salud y el doctor Manuel Cuello, director de dicho centro de salud.

Otro punto que fue tomado en cuenta en la auditoría lo es el caso de la morgue del hospital, que  se le critica que fue construido en el área de los servicios de alimentación y nutrición y que ambos están muy cercanos.

Al respecto, Pimentel Kareh respondió diciendo que no comparte el criterio de los auditores, en vista de que cada una de esas áreas fueron diseñadas de manera independiente y brindan sus servicios sin la influencia ni interferencia  de un servicio con otro.

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*